Desde tiempos inmemoriales...

La capellanía es una profesión que data desde milenios y los registros muestran que los imperios tales como Babilonia, Persia, Grecia y Roma contaban con capellanes que se encargaban de atender las necesidades emocionales y espirituales de los emperadores, militares y demás miembros de la aristocracia. En la religión cristiana desde el quinto siglo de la Era Común se comienza a notar que líderes religiosos fueron apartados para casi exclusivamente servir al emperador y a los miembros de su gobierno.
 

Our services

Tradición

Tradicionalmente dentro del cristianismo se cree que oficialmente la capellanía tiene su origen en la persona de San Martín de Tour, quien nació el 316 d. c. en Panonia, una provincia Romana de ese entonces y que actualmente es parte de Hungría. Al igual que sus progenitores, Martín de joven seguía la religión politeísta. Al cumplir 16 años se enlistó en las fuerzas militares romanas donde se destacó como soldado y oficial. Se cuenta que a la edad de 21 años la tropa que él comandaba fue enviada a Amiens de Gaul, lo que hoy es Francia, y mientras estaba allí, una noche muy fría, él salió a caminar fuera del campamento y notó a un hombre mendigo quien suplicaba que le ayudaran pero en general era ignorado por los transeúntes. Martín no tenía nada que ofrecerle a este hombre, ya que, solo tenía consigo la capa que llevaba puesta, pero sin pensarlo dos veces, él se acercó al mendigo y después de romper su capa en dos, le ofreció una mitad a este hombre y él conservó el resto de ella. Esa misma noche, sigue la creencia, Martín tuvo una visión donde se le reveló que éste mendigo, en  realidad era Jesucristo mismo.


Testimonio

Esta visión le perturbó grandemente y motivado por esa experiencia religiosa, él decidió hacerse cristiano y más tarde fue bautizado por el  Obispo San Hilario. Al compartir su testimonio muchas personas aceptaron  el cristianismo y más tarde la mitad de la capa que San Martín de Tour retuvo consigo, se convirtió en una reliquia y en un símbolo recordatorio del encuentro que él tuvo con el Señor Jesucristo. Esta mitad de la capa fue guardada en un baúl o cofre especial llamado Cappella or Capella. De allí viene el término capilla, que  literalmente significa, el lugar donde se encuentra la capa. La persona encargada de proteger la capa era el Capellanus, que en español es Capellán. De allí se desprende la idea de que los capellanes, están encargados de compartir y ofrecer el amor de Dios a todos aquellos que estén en necesidad.
 


Hombres y Mujeres

Los capellanes, hombres y mujeres que responden a un llamado del Eterno a compartir el amor, la paz, la gracia, la fe y la esperanza del Nuevo Reino.
Este llamado divino es confirmado por la comunidad de fe quien les aparta o separa para este sagrado ministerio y les equipa para el cumplimiento de la misión. La seriedad, magnitud y alcance del ministerio de la capellanía llama por una preparación intensa y extensa en las ciencias religiosas, en el estudio de las relaciones humanas, en el estudio de la personalidad y conducta del ser humano y en la moral y cívica de las diferentes culturas.
Estos hombres y mujeres aceptan el cometido de convertirse en agentes de cambio y en instrumentos de Dios en su proceso de restaurar la salud mental, física, social y espiritual de sus hijas e hijos.

Daniel Romo

"Los capellanes, comprometidos al servicio de la humanidad a través de la sanidad, sostenimiento, consejería y reconciliación, prestan sus labores como representantes de Dios en instituciones tales como las fuerzas militares, los centros de la enseñanza, las prisiones, los hospitales, los hospicios, las industrias, los equipos deportivos y las demás instituciones  gubernamentales. "

 

Presidente

 ¿Quién es un Capellán? ¿Qué hace un Capellán?

Un Capellán es una persona que ha aceptado un llamado especial de parte de Dios para servir en el ministerio de la consejería profesional  al guiar, reconciliar, sanar y sostener a personas en crisis y que enfrentan problemas emocionales y espirituales.
 

Un Capellán es una persona profesional con capacitación universitaria al nivel de licenciatura y maestría en el área de teología y de consejería profesional que le califica para ayudar a la gente en sus problemas emocionales, espirituales y de desarrollo integral.

Un Capellán es una persona profesional que reconoce sus límites y trabaja en relación interdisciplinaria con otros profesionales de la salud a fin de ayudar a restaurar la salud integral de aquellas personas que solicitan ayuda.

 Un Capellán es una persona profesional clínicamente entrenada para asistir a niños, niñas, adolescentes, adultos y adultos mayores en sus problemas emocionales y espirituales que puedan estar afectando el desarrollo social, mental y espiritual de ellos.

Un Capellán es una persona profesional conectada y aprobada por una institución religiosa reconocida y que da fe del testimonio de ellas y confirma su llamado eclesiástico.

Un Capellán es una persona llamada por Dios, confirmada por la iglesia, equipada profesionalmente por instituciones educativas religiosas, certificada por la comisión de capellanes en cada país y comprometida por la comunidad a ofrecer lo mejor de sí para servir a
la sociedad y a la humanidad.

Un Capellán es una persona religiosa y profesional que acepta el rol como agente de cambio en una sociedad que exige de una consistencia de valores y principios, y de una moral y cívica que refleje la esencia de lo que significa ser humano.

Un Capellán es una persona que como embajadora del amor, de la paz, de la justicia y de la gracia de Dios acompaña a personas en su  peregrinaje por este mundo. La ayuda se presta al escuchar las penas, los secretos más íntimos, los más profundos deseos, los temores, las esperanzas, las alegrías, los logros, los fracasos, y los planes de aquellas personas que solicitan su ayuda.

Un Capellán es una persona religiosa y profesional que toma su  identidad y autoridad pastoral seriamente y usa su poder para bendecir y fortalecer a cada miembro de la comunidad, especialmente a los más desvalidos. Como persona consciente de su papel en el cambio positivo de la sociedad cumple con su deber de recordarles a la gente la misión primordial y el propósito central de la existencia humana: el compartir el amor, la justicia y la paz del Creador con sus semejantes.

Un Capellán es una persona religiosa y profesional que hace énfasis en la importancia de la relación e interdependencia existente entre la vida humana, la fauna, la flora y los minerales por lo tanto se compromete a abogar por el equilibrio y la mayordomía ecológica de nuestro planeta.

Un Capellán es una persona religiosa y profesional que reconoce lo único de cada persona y el potencial incalculable que se tiene y se compromete a motivar y animar a las personas a que usen sus recursos emocionales, sociales y espirituales para que alcancen a
expresar sus potenciales tanto como sea posible.

Un Capellán es una persona profesional entrenada para escuchar de  manera atenta, sin juzgar, sin condenar, las historias que las personas presentan, pero al mismo tiempo, ayudándoles a que examinen estas historias con un lente reflexivo y teológico propio de una persona creada a la Imagen de Dios.

Un Capellán es una persona religiosa que depende de la sabiduría divina y de su entrenamiento clínico-profesional para guiar, y enseñar modelos y estilos de vida que conduzcan a la felicidad y bienestar que cada ser humano merece.

Un Capellán es una persona religiosa y profesional que reconoce la dignidad, respeto y valor de cada ser humano y se compromete a hacer todo lo que esté a su alcance para ayudar a las personas a vivir y morir bien desde comienzo hasta el final.

Un Capellán es una persona religiosa y profesional que considera que  la dimensión espiritual del ser humano es el ancla alrededor de la cual  se mueven las dimensiones físicas, mentales y sociales de la persona. Por lo tanto, se compromete a respetar la fe y recursos espirituales de cada persona y evita imponer sus criterios y sus valores a los demás.

Un Capellán es una persona profesional entrenada clínicamente para comunicarse y responder con empatía, respeto, precisión, inmediatez, compasión y esperanza con sus semejantes.

Un Capellán es una persona religiosa y profesional que sostiene que cada ser humano es creado a la imagen de Dios con individualidad y con libertad de pensar, creer, comportarse, sentir, relacionarse e interactuar con sus semejantes

Un Capellán es una persona profesional que al servir a los demás toma en consideración, la cultura, las creencias, actitudes y comportamientos de aquellos a los que ella sirve y siempre presentan  las Buena Nuevas en amor.

Un Capellán es una persona religiosa y profesional que entiende que la confidencialidad o secreto pastoral y profesional es un derecho y una obligación fundamental que subsiste íntegramente aun después de que la relación profesional terapéutica-pastoral haya terminado.
Los capellanes como miembros del clero sostienen muy en alto el principio de la confidencialidad o secreto pastoral y profesional y no pueden ser obligado a revelar lo que se les dijo en confesión pastoral.

Un Capellán es una persona profesional que se compromete a mantener los más altos estándares de conducta ética pastoral y profesional y reconociendo que está en un proceso continuo de crecimiento y desarrollo integral se compromete a constantemente ampliar y perfeccionar sus habilidades intelectuales y técnicas. En  esta clase de capellanía nos concentraremos en estudiar la evolución  y desarrollo de la capellanía a través de la historia pero prestándole especial atención a las diferentes instituciones en las cuales hoy se practica la capellanía. Estaremos considerando la herramienta más poderosa e instrumental en el proceso de ayuda a los demás, en la persona del capellán.